21 de mayo de 2014

¿Se nace o se hace? Nature vs Nurture

Una de las preguntas más antiguas de la vida y la que se aplica a mí en estos momentos. ¿Quién soy? Y aunque esa pregunta ya tiene respuesta, creo que la que más se adecua a estos momentos es ¿Qué quiero?

Me gusta pensar que soy un alma libre, que quiero volar, que quiero viajar, conocer otras personas, ver el mundo y entender lo que lo hace girar. Pero siento que estoy atado y, para bien o para mal, yo permito estar atado. No es que sea algo malo, sino que es la manera en la que fui criado. Desde luego que desde pequeño me enseñaron a conseguir lo que quería, pero dentro de unos ámbitos relativamente restringidos. Trabaja duro y las recompensas serán mayores. Claro, esto suena a lo que es la vida, casi nada es gratis y fácil, pero lo que hay dentro de esa frase, al menos en mi crianza, es más capitalista... trabaja duro, consigue un buen trabajo, ten en una buena casa, un buen carro, cría una familia, asegura su porvenir, y continua trabajando. Lo cual es el sueño, ¿no? Es lo que la mayoría de nosotros (creo) aprendimos al crecer. Y es lo que veo en la mayoría de las personas a mi alrededor. Y es lo que aprendí a querer.

Y eso es lo que "me hice", o "me hicieron", el concepto de "Nurture", lo adquirido, lo enseñado. Y no estoy culpando a nadie, probablemente es como mi familia fue criada también, o es lo que la vida misma les enseño. Mi familia al crecer tuvo muchas dificultades económicas, por X y Y motivos, por lo que gran parte de ella tuvo que comenzar a trabajar desde jóvenes. Esto fue lo que les enseño que el perseverar trabajando trae sus recompensas. Lo cual, obviamente, es cierto, y aunque con el tiempo hemos pasado por dificultades de todo tipo, actualmente todos gozamos de una vida económicamente estable. Y todo eso está muy bien, pero yo formo parte de una generación diferente, con una infancia y de un tiempo diferente al de mis primos y tías. Yo NO tengo porque querer lo mismo que ellos.

Formo parte de una generación que tuvo el privilegio de pasar de lo analógico a lo digital mientras crecía. De rollos fotográficos a tarjetas de memoria, de VHS a torrents, de saber todos los números de teléfono de amigos, familia y trabajos de memoria a solo recordar el mío y el de mi madre. Cuando era pequeño, mis ambiciones eran las que describí anteriormente: tener una vida "normal". Pero desde que con el internet todo esta a la vuelta de un click, me dí cuenta que... todo es posible. Un mundo entero se abrió ante mí y aunque lo que quiero ahora definitivamente no es lo que quería cuando tenia 17, el internet, con el paso del tiempo, ha continuado diciéndome que todo aún continua siendo posible. Comenzar a viajar a los 21, salir de la burbuja local donde todos nos encontramos y conocer gente y lugares diferentes también me hizo abrir los ojos. Mis sueños cambiaron y el único que se ha mantenido durante los últimos... 6 años es: Ver la mayor parte del mundo que me sea posible. Decir que ver todo el mundo es tanto idiota como imposible, así que me tengo que conformar con ver todo lo que me sea posible en mi tiempo de vida.

Y aquí viene lo importante: Si anteriormente describí lo que "me hicieron", ¿Cual es mi naturaleza, mi "Nature"? ¿Soy realmente un alma libre? Técnicamente siempre he hecho lo que he querido, pero siempre dentro de lo que se esperaba de mí, siempre dentro de los límites establecidos de lo que yo pienso que puedo hacer. Aprendí a darle valor a las cosas materiales. Me gusta tener mi casa, me gusta tener mi televisión, jugar mis videojuegos, tener una buena computadora, es como crecí. Y no condeno mi crecimiento, en absoluto, lo agradezco, no todo el mundo tiene esos privilegios. Pero por lo mismo, porque siempre he hecho lo que he querido, cada vez quiero más. Quiero irme, quiero vender todas mis posesiones, todo lo que he adquirido a lo largo de dos años aquí en Portugal, e irme. No en un ataque de locura, sino en un arrebato de independencia. Sé que es posible, hay personas que lo hacen. El problema es la duda, y eso es lo más terrible, que las cadenas que irresponsablemente le atribuyo a otros, me las impongo yo mismo: ¿Soy yo esa clase de persona? ¿Puedo yo hacer eso? ¿Estoy física y mentalmente preparado?

Desde pequeño me han dado todo, básicamente nunca he carecido de nada y aunque ya he trabajado (dos míseros años en una oficina donde tuve todo), realmente no conozco el trabajo duro. Soy un niño mimado. ¿Realmente estoy dispuesto a trabajar para sobrevivir, a ganar lo suficiente solo para comer y tener un techo? A mí me gusta la buena vida, me gusta comer bien, beber bien, dormir bien... No sé si podría, digamos, trabajar en una granja, dormir en el piso, levantarme a las 5-6AM a arrancar hiervas. O lavar baños. O quedarme hasta después de la hora de cerrar lavando el piso. No sé lo que es eso. Una parte de mí quiere saberlo, supongo, quiere sacrificar mi comodidad por ver el mundo. Otra parte de mí me dice "Oye, tanto tiempo y dinero gastados en tus estudios como para que te vayas a... ¿Lavar platos?".

Es un conflicto personal interno muy grande. ¿Continúo buscando trabajo, ya sea aquí o en Estados Unidos (blergh) y sigo en capitalista camino de vida para el que fui criado durante tantos años? o ¿Rompo mis propios esquemas económicos y familiares y me lanzo a la aventura, para la cual probablemente no estoy preparado mentalmente?

Me pregunto si realmente sería posible para mi dejar todo lo que he adquirido. Desatarme de lo material, quedarme con lo básico y lo esencial, vivir al día. Todo lo que leo de personas que lo hacen, suena muy bonito y eso les funciona a ellos, pero... ¿Me funcionaría a mí? Tengo un estilo de vida y de pensar tan arraigado, que el querer tratar de romper con mis propios paradigmas me cansa demasiado. Todo en teoría es muy bonito, pero en la práctica es difícil. Sin embargo, el problema reside ahí, ¿no? Nunca sabré que tan difícil es hasta que lo intente. Y no sé si algún día lo intentaré.  

20 de abril de 2014

Into the wild

Estos días he estado pensando mucho en el futuro. Tengo toda una vida por delante llena de posibilidades que no sé cual escoger. Escojo la vida capitalista para la que fui criado? Ganar, ganar y ganar dinero, tener una estabilidad social y económica, básicamente lo que llevo hasta ahora? O le hago caso a ese bichito sentimental que grita desde de mis adentros y regreso a mi casa a ser, tal vez, anímicamente infeliz, pero emocionalmente con mi madre y mi familia? O, finalmente, y lo que he estado considerando más últimamente de una manera bastante caprichosa; dejo todo lo que he amasado en Portugal hasta la fecha y me largo a recorrer el mundo? Tendré la madera para hacer eso sin las comodidades a las que estoy acostumbrado? Avión, tren, un hostal/hotel, 3 comidas diarias?

Suena ridículo, no es así? Pero sé que es factible, hay personas que lo hacen, pero eso no significa que yo sería capaz de hacerlo... y el problema, siento, es que cada día que pasa es más imposible, tanto por las obvias desventajas físicas (que no es que esté viejo, pero si lo sigo dejando...) como por las expectativas sociales que la gente alrededor de mi tiene. Es increíble como lo que uno quiere va cambiando conforme pasa el tiempo (y también debido a las experiencias).

Estoy pensando en eso porque acabo de terminar de ver Into the Wild por... tercera? cuarta vez? No lo sé, pero me parece que la última vez que la vi fue por ahí del 2007-2008, poco tiempo después de que saliera. En la película, el personaje interpretado por Emile Hirsch, decide dejar toda su vida después de graduarse de la universidad y embarcarse en una austera aventura a Alaska. Y cuando digo austera, no estoy exagerando. Fue un filme inspirador para alguien que estaba a punto de también graduarse de la universidad en ese momento y, tal vez debido a la inocencia e ignorancia del mundo con la que aun contaba, adopte la doctrina de Alexander Supertramp como una especie de mantra interior.

Como anteriormente lo escribí, estoy en el proceso de realizar un cambio drástico en mi vida (o no...) y uno de esos planes podría incluir una réplica asiática de esa película: dejarlo todo e irme a trabajar a alguna granja en Camboya, en Tailandia, vivir de la tierra y al día a día, alejarme un poco de esta sociedad que, si bien no odio, siento que me esta frenando... no lo sé. No es que sea infeliz, y no sé si vivir en una granja en medio de la nada sin un sanitario me vaya a hacer feliz... pero creo que me gustaría tener esa experiencia. En estos momentos nadie depende de mí, no tengo responsabilidades y, a pesar de lo mucho que me dio, no creo que Porto sea el lugar para mí.

Creo que el punto de todo esto es que... acabo de terminar de ver Into the Wild otra vez y descubrí que a diferencia de mi contraparte del 2007-2008, mi yo actual ya ve las cosas de otra manera (diferente, ni mejor ni peor, asumo yo) y definitivamente no quiero lo mismo que el protagonista hace, como según yo "lo quería" antes. Sí alguna vez decido irme al mundo, no quiero perder contacto con mi familia, no podría hacerle eso a mi madre, no quiero perder contacto con mis amigos, obviamente se reduciría debido a que no contaría con una conexión estable a internet diariamente (de nuevo, asumo yo), pero lo que quiero decir es que... quiero lo mejor de los dos mundos. Pero tal cosa sería posible? Libertad y relaciones? Para bien o para mal, las relaciones atan, y yo con gusto acepto las cadenas, pero hay otra parte de mí que quiere volar. Y me temo que esa criatura va a estar enjaulada para siempre...

No puedo basar mi vida ni mis movimientos en base a una película. Si realmente me voy, va a ser a mi manera y bajo mis términos. Hay mucho por pensar y mucho por planear.

19 de mayo de 2012

La vida portuguesa!

Fue a finales de Octubre del 2011 que, encontrándome yo de viaje, me llego un correo de Planetarium Games preguntándome que hacía de mi vida y si estaba interesado en mudarme a Portugal. Y yo: "SÍ O_O".

Despues de meses de negociaciones, trámites, papeleos, negadas de visa, aprobaciones de visa y mas papeleos, por fin me vine a Porto. Ahora después de mes y piquito de estar aquí, me doy cuenta que tomé la decisión correcta. Estos primeros días aquí me recordaron mucho a esos primeros días en Madrid cuando todo era nuevo y diferente, ese sentimiento de aventura y de cosas nuevas. Obviamente Portugal es bastante parecido a España, sin embargo, hay diferencias claves que marcan las ventajas y desventajas de cada ciudad, desde el punto de vista de un mexicano, de las cuales escribiré más abajito.

Supongo que de lo que tenía mas expectativas al venir aquí era de la principal razón que me trajo, la cual era el trabajo. Ya había estado en Porto anteriormente así que técnicamente "ya conocía" la ciudad, así que me enfoqué más en ver qué onda con el trabajo. Y hasta la fecha, no ha decepcionado :D. Obviamente es trabajo, supongo qué, como la gran mayoría, amo los viernes y odio los lunes, sin embargo, cada día me levanto contento de ir a trabajar y la mayor parte de los días me emociona por la creatividad que fluye hacia el proyecto que estamos realizando ahora. Además de que entro a las 10AM, lo cual tiene que emocionar a cualquiera XD.

Pero en general estoy muy motivado, mis compañeros me aprecian bastante y se nota el trabajo en equipo que realizamos, cada quien en un aréa distinta pero apoyándonos entre todos cuando es requerido. Afortunadamente es un ambiente muy relajado cada quien realiza las actividades en cuestión sin ser presionado. En este sentido he corrido con muchísima suerte.

Por otro lado, no me equivoqué en absoluto las dos veces que vine a Porto antes y dije "Realmente me veo viviendo aquí", porque la verdad, la vida es muy buena! Y me refiero a esos pequeños detalles que son el aceite de los engranes cotidianos. AMO Pingo Doce, una cadena de supermercados que hasta cierto punto es comparable con el Mercadona español, solo que... mejor. El centro esta lleno de tienditas de todo tipo, que sí, que ya sé, como cualquier ciudad, pero no se, todo lo veo con ojos de amor. La comida es deliciosa, las frutas tienen mas sabor, la carne, sweet baby Yisus, es muy parecida a la de Sonora, lo cual se agradece (aguas con mi ácido úrico x_X), mi digestión esta mejor, lo cual probablemente también se debe a que mi cuerpo esta en acción de nuevo. Esos siete meses de sedentarismo LiTERAL en mi casa hizo que mi cuerpo se amodorrara y ahora comparado con las caminatas montaña-rusescas que me aviento todos los días, mi sistema se siente mejor. Honestamente debo decir que aun no he disfrutado de la ciudad como debería, ya que estoy todo el día en mi trabajo y los findes estoy muerto durante el día de haber salido durante la noche, pero para eso ya tendré algunos años.

Una de las principales ventajas, como mexicano, de vivir aquí es el piri-piri. Madre mía, es mi nuevo mejor amigo. Es una salsa picante (en general acá comen más picante que en España, porque come on, los pimientos de padrón no cuentan) que la venden en botellitas y diferentes presentaciones y niveles de picante. La amo, ya la he probado en sandwiches, papitas, pollo y la apruebo totalmente. Contra-desventaja: el Corte Inglés y ciertos supermecados grandes de Madrid, tenían un pasillo o al menos un estante llenos de productos mexicanos D: ADEMÁS de la maravillosa despensa mexicana que había en la Latina donde hasta tomatillo me encontraba. Contra-ventaja: LA CARNE, insisto, la carne española es dura e insabora D: y yo, como buen carnívoro, sufría mucho por eso.

Supongo que el único aspecto que me está fallando por lo pronto, son los amigos. Que sí, que ya hice amigos nuevos (lituanos) gracias a Greta, mi compañera de piso, que desde que llegué me trató muy bien, pero son erasmus y eventualmente se irán a sus respectivos países y yo me quedaré, pues, aquí. Y Ricardo del trabajo, ya me ha sacado un par de veces pero obviamente todos ellos ya tienen sus vidas hechas y derechas y yo apenas he llegado a empezar una nueva vida. Es normal que aun no tenga la cantidad de amigos que deje en Hermosillo o Madrid, porque para empezar, cuando recién llegué a ambas ciudades, tampoco los tenía. Bueno que sí, que en Hermosillo tenía a los de Peñasco y en Madrid a Mita y compañía, supongo que esa es la diferencia, aquí llegué teniendo a nadie y es cuestión de empezar a buscar y echar raíces. No es algo que me agüite realmente, porque sé que es algo que vendrá con tiempo. Además de que estoy aquí porque así lo decidí yo, asi que me vería bien cínico sí me quejara de eso XD.

Otra de las ventajas es que estoy a una hora de avión de Madrid, al cual estaré llendo en una media de cada dos meses, lo cual es fantástico. Sigo estando enamorado de Madrid, pero estoy empezando a enamorarme también de Porto, solo espero no tener un conflicto interno por eso. Démosle tiempo.

Por lo pronto, la vida portuguesa va en curso, en un MUY buen curso :)

25 de febrero de 2012

Hater

Hay días en los que amanezco BIEN hater. Obviamente esto se debe a la explosiva mezcla de levantarme tarde y awebonado, la depresión de no tener inspiración en este pueblo (lo cual está cambiando últimamente gracias a las vitaminas que estoy tomando, sweet Yisus) y la angustia/exhasperación de que no llegue mi jodida visa de trabajo... pero esto solo me hace particularmente MÁS hater de lo usual.

Hoy en la mañana, por ejemplo, odié a todos. Claro, el odio me duró como 10 minutos porque realmente soy una bolita de pan (con mucha bilis, eso sí) pero bueno, uno tiene que vivir con lo que es.

Creo que eso no tiene mucho sentido...

13 de febrero de 2012

Ideas, ideas, ideas, ideas

Todo el mundo ha tenido destellos de genialidad. TODOS. POW, así directamente al grano. Yo también los he tenido, y han sido brillantísimos, pero nunca nadie los anotamos, los recordamos en los siguientes diez minutos o llevamos a cabo lo que se nos ocurrió. Y eso está bien, quizá el mundo no esta preparado para que de repente a toda la gente se le ocurra hacer grandes cosas (aunque deberíamos).

La diferencia mas grande es, que yo DEBERÍA escribir, recordar y anotar y hacer (o en mi caso, dibujar) lo que se me ocurre justo antes de ir a dormir, mientras estoy sentado en el trono o mientras contemplo y sigo esos destellitos de colores y basuritas que se pegan en el ojo y que se mueven junto con la vista...

-media hora después-

¿Y porqué debería? Porque a eso me dedico, soy ilustrador y pseudo-artista (cada vez menos, pudriéndome aquí en el rancho) y se supone que debo tener y aprovechar esos momentos en que las ideas fluyen tal maná (no la banda de "rock", por favor). Pero nooooo, siempre termino distrayéndome por cualquier pendejada, como esas basuritas de los ojos, y olvido todo eso que se me ocurre. Creo que es una de esas costumbres que me hace falta sembrar en mí, junto con la de dibujar todos, TODOS los días.

Ya sé que está en uno hacer todo ese tipo de cosas, pero a uno también le hace falta inspiración y sentirse agusto y toda esa basura psicológica (que me gusta pensar que es cierta, ya que es mi única excusa), pero pues yo no lo estoy... sigo encerrado en la costa, en pijamas y sin ducharme aún. Pero pronto, espero que en dos semanas. Sí, señor... ya es tiempo.

Pero por ahora, me iré a hacer ejercicio, que Dios (y al parecer mis tías mencionaron que me veía mas repuestito y todos sabemos lo que eso quiere decir) sabe que tengo que hacerlo.

11 de febrero de 2012

Keratocono - 8 días después del CXL

Finalmente ayer tuve la cita con el doctor para la revisión semanal de mi ojo con keratocono. Y todo salió delicioso.

Fue cuestión de llegar al consultorio, sentarme en la silla esa que se hace para atrás, me echó unas gotitas amarillas, se puso guantes y me quitó el lente de contacto duro que había colocado el día del Cross Linking (CXL) y voilá. Dijo que mi epitelio había crecido bastante y que mi recuperación habia sido bastante rápida, me recetó unas gotas para lubricar el ojo y santo remedio.

Debo decir que aún veo un poco borroso con el ojo derecho (donde me hicieron el CXL) pero cada día veo mejor y tengo la esperanza de recuperar mi vista normal en unos días... ahora que sí no, pues tengo cita con el doc de vuelta el 24 de febrero, así que ahi se lo comentaré. El no hizo ningún comentario al respecto y se debió de haber dado cuenta en la revisión que me hizo al principio, así que supongo que es normal.

Por lo pronto este es un capítulo más de mi vida, que medio cierro por ahora. Obviamente tengo que estarme revisando cada 6 meses la vista para ver como funcionó el tratamiento y para ver como evoluciona el keratocono del ojo izquierdo, para eventualmente hacerme el CXL (sigh) pero por ahora, parece ser que todo bien.

Sí alguien se lo llega a preguntar o conocen a alguien que tenga esta condición, no me queda de otra mas que recomendar al excelente doctor Mendes (hijo) de Mexicali, Baja California, un trato amable y totalmente profesional.

No más ojo de cono, fuck yeah! (por ahora x_x)

6 de febrero de 2012

Keratocono - Cuatro días después

A cuatro días del Cross Linking, debo decir que no ha ido tan mal. Mi visión en el ojo operado sigue un poco borrosa, pero cada día veo mejor, cosa que yo digo que es el epitelio que está creciendo de nuevo (lo rasparon al inicio de la operación).

Realmente los días más críticos son los primeros tres, y vaya que fueron horribles. El ojo realmente me dolía y lo tuve bastante rojo, irritado y muy, muy borroso, pero gracias al maravilloso ketorolaco, me la pasaba la mayor parte del día dormido, lo cual ayudó bastante a la recuperación.

Si esto realmente funciona, cosa que se sabrá con el tiempo, todo esto habrá valido la pena, el riesgo de haber dejado que la enfermedad siguiera su curso era la cirugía y transplante de córnea, y si apenas aguante el Cross Linking, ni siquiera me puedo imaginar pasar por el quirófano en serio. Así que eventualmente tendré que pasar de nuevo con el otro ojo, pero no es algo por lo que quisiera volver a pasar pronto, aunque para la próxima, ya sabré como reaccionar.

He estado pensándolo por un par de días y creo que sí tengo un trauma con los doctores. De chiquito sufrí tantos accidentes y visité tantas clínicas que yo pienso que por eso no me gusta ir al doctor, en general, pero a veces, termina siendo necesario.

Y tengo cita de nuevo este jueves, se cumple la semana y me quitan el lente de contacto duro, consiguiendo mejorar mi visión y por fin podré conducir y volver a estar miles de horas frente a la computadora, y poder usar las gotas para los ojos una vez al día en lugar de cada dos horas!